Vuelos a

Pasajeros

Monterrey

Conocida como “La Ciudad de las Montañas”, Monterrey destaca por la majestuosidad de sus formaciones naturales que la rodean y que llaman la atención de los visitantes, pues desde la llegada a la ciudad se aprecia por el sur la Sierra Madre Oriental, por el suroeste la Sierra de la Huasteca, por el poniente el Cerro de Las Mitras, por el noroeste el Cerro del Topo Chico y por el sureste surge imponente el distintivo Cerro de la Silla.

También dentro de la ciudad existen elevaciones y la más simbólica es el Cerro del Obispado, considerado como histórico y su nombre se debe a la residencia episcopal que existe desde el siglo XVIII. En el centro histórico uno de los puntos que se debe visitar, es el Barrio Antiguo o Casco Viejo formado por un conjunto de calles empedradas donde se encuentran las más antiguas casas y casonas, reconocido por su vida nocturna, y donde también se encuentra la Catedral metropolitana, junto al museo MACO, frente a la enorme plaza central de la ciudad o Macroplaza, adornada por el faro de comercio y espectaculares esculturas y fuentes.

Monterrey no sólo son edificios y amplias avenidas, en los alrededores es posible hacer senderismo, rappel, escalada en roca, alpinismo, cañonismo, exploración de cuevas, campamentos, cabalgatas, y mucho más; sin embargo, la maravilla natural aledaña a la ciudad es el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, que ocupa parte de varios municipios; fue creado en noviembre del año 2000, con una superficie de 177,000 has de zonas áridas, bosques de pinos y encinos, pastizales y matorrales, donde habitan más de 300 especies de animales mayores; además, funciona como protector de la naturaleza sujeta a presión por el desarrollo urbano, que ha sido beneficiaria de este entorno con sus formaciones geológicas y monumentales paredes rocosas, valles y cañadas; también, cuenta con ríos como el Santa Catarina, Pesquería y San Juan, que pasan por profundos cañones y barrancos para crear cascadas como el Chipitín y Cola de Caballo. Así tenemos que esta ciudad recibe al visitante con un clima templado y semiseco, temperaturas promedio de 22 oC, y la mejor gastronomía norteña.